Poco queda de la Rocío Flores que viajaba a Honduras en 2020. Emocionalmente, como ha señalado Jorge Javier Vázquez, que fue quien la acogió bajo su abrazo meses antes de 'Supervivientes 2020', cuando debutó en un plató para defender a su padre durante 'GH VIP'. Y ahora, después de su reciente lipoescultura, su transformación, observando en perspectiva, es radical. Desde aquella experiencia revolucionaria para ella, la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores se enfocó en conseguir un aspecto físico con el que sentirse en armonía. Por el momento, no ha aclarado si esta metamorfosis se ha completado con su última operación estética, pero sí ha desvelado la talla que actualmente usa... y 'le baila'. Su reducción de talla no puede ser más impactante.

Artículo recomendado

'Supervivientes 2022': Rocío Flores no se corta y reconoce su decepción con Ana Luque, amiga de Olga Moreno

'Supervivientes 2022': Rocío Flores no se corta y reconoce su decepción con Ana Luque, amiga de Olga Moreno

En junio de 2020, Rocío Flores llegaba a la final de 'Supervivientes 2020' habiendo experimentado una espectacular pérdida de peso. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores volvía a Madrid con casi 16 kilos menos. 'Desintoxicada' de toxinas y elementos no tan saludables para su salud, aquello se convertía en un punto de partida para empezar un cambio físico que no ha pasado desapercibido. La colaboradora de 'El programa de AR' invertía esfuerzos y tiempo en su cuerpo, que cada vez iba teniendo un aspecto más estilizado a golpe de retoques y operaciones estéticas, la última de ella, una lipoescultura integral cuya recuperación ha sido especialmente dolorosa e incómoda, y por la que ha tenido que ir con faja de cuerpo entero y una tabla de corcho.

Rocío entraba a quirófano con 57 kilos y salía con 4 menos. Sus compañeros estaban muy interesados en conocer este último estado de su transformación física y le han preguntado por la talla que utiliza actualmente. "Me he estado poniendo pantalones de la talla 38 e incluso con la faja me cerraba, así que me imagino que menos…", aclaraba sin sentirse incomodada por la pregunta. Rocío ha querido matizar que todavía queda bastante tiempo hasta que se pueda apreciar totalmente el resultado definitivo. "Se empieza a ver en 3 meses, 6 meses. un año, aún tengo el abdomen inflamado", señalaba también.

Artículo recomendado

Rocío Flores revela cuánto ha adelgazado tras la lipoescultura y muestra todas las secuelas que arrastra

Rocío Flores revela cuánto ha adelgazado tras la lipoescultura y muestra todas las secuelas que arrastra

Rocío Flores ya tiene ganas de que llegue ese momento, pero de ahí a que presuma del resultado marcándose un 'bikinazo' no está en sus planes y se ha mostrado tajante al respecto. La hija de Antonio David ha querido también aclarar la incomodidad física que ha sufrido desde que pasó por quirófano hace un mes y medio. "Me he quitado la faja de cuerpo entero, pero ahora llevo dos tubulares y una tabla de corcho", unas circunstancias que aún no le permiten hacer vida 'normal'. "En el AVE, voy medio tumbada. Lo mismo cuando cojo un taxi o cuando voy a un restaurante, donde como medio tumbada. En mi casa, como de pie...", ha contado.