La vida ha dado un giro radical para Rocío Flores. La hija de Rocío Carrasco no solo ha dado un paso que hace un tiempo nunca hubiésemos imaginado que iba a dar sino que ha hecho de su carrera en televisión uno de sus medios de vida. Cómoda y muy motivada, la joven combina sus colaboraciones ya en varios espacios televisivos de máxima audiencia. Sin duda, le ha cogido el gusto a esta faceta mediática, pero es que no se queda ahí todo. Rocío también se ha convertido en influencer. Con casi una comunidad de 800.000 seguidores en instagram, la nieta de Rocío Jurado protagoniza campañas, acude a eventos y ha profesionalizado su perfil social. ¿Cómo ha llegado hasta aquí? Pues con el apoyo de un equipo que no se aparta de su lado.

Artículo recomendado

Rocío Flores decide no seguir los pasos profesionales de su padre, Antonio David

Rocío Flores decide no seguir los pasos profesionales de su padre, Antonio David

Es, posiblemente, la parte más positiva de todo el revuelo que se ha generado alrededor de Rocío Flores. Desde que se iniciase la emisión del documental protagonizado por su madre, la hija de Rocío Carrasco ha visto incrementa su carga de trabajo, tanto en televisión como en redes sociales. Rocío Flores combina dos puestos de colaboradora con una intensa agenda como influencer. Su nombre atrae la atención del público y también, claro, de las marcas. Es un valor en alza y ha decidido rentabilizarlo al máximo.

Pese a todo lo que estaba contando Rocío Carrasco, su hija no ha frenado su exposición. Al contrario, ha intensificado sus trabajos sobre todo en redes sociales. En muy poco tiempo hemos podido ver a Rocío Flores protagonizando sesiones de fotos, acudiendo a eventos con otras influencers y gestando nuevos proyectos al lado de las dos personas que se han convertido en ‘sus manos derechas’. Un equipo en el que confía y que, por el momento, le ha reportado bastantes alegrías.

Rocío Flores Carrasco

Rocío Flores, de comida de trabajo con el equipo que la lleva en sus redes sociales

Instagram @rotrece

No es extraño ver a Rocío Flores compartiendo comidas de trabajo con Irene Valls y Javier F. Terrón, ambos integrantes de ‘Globalty Europa’, una agencia de marketing especializada en posicionamiento tanto de empresas como personas y en creación de contenido para redes sociales. La hija de Rocío Carrasco ha aprovechado el tirón de popularidad que vive para dar el salto y centrar su carrera profesional aunque, tal y como remarca siempre, no ha dejado de lado sus estudios.

Camino del millón de seguidores

Rocío Flores ha visto como sus usuarios en instagram crecían exponencialmente desde que comenzase la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. La hija de Rocío Carrasco transformaba su perfil, de hecho, dejando de lado sus imágenes más personales para apostar por un contenido mucho más profesional. Seguramente asesorada por su equipo, ponía el foco en sus trabajos, combinándolo con stories donde podemos ver su día a día. Todo pensado para ofrecer un perfil influencer más atractivo.

La hija de Rocío Carrasco puede ser la siguiente en cogerle el testigo a perfiles como los de Laura Matamoros o la propia Anabel Pantoja, que han hecho de su trabajo en redes su principal fuente de ingresos, alejándose paulatinamente de su apellido familiar.