Rocío Flores Carrasco fue, sin duda alguna, una de las invitadas más elegantes a la boda del viudo de su abuela, José Ortega Cano. El que ejerció de 'abuelo' durante los primeros años de su vida se casaba con su actual pareja, Ana María Aldón, y ella acudía al enlace llena de ilusión y también de amor, pues lo hacía acompañada de su novio, Manuel, un guapo joven que trabaja en una tienda de ropa.

Artículo relacionado

Manuel es malagueño y de él lleva enamorada algo más de un año. Mientras ella se gana la vida como 'networker', él trabaja como dependiente 'retail'. Además, le encanta el deporte, especialmente el futbol sala, que practica en un equipo de la Costa del Sol.

Supimos del 'curro' de su novio, meses atrás, por la propia Ro, que colgó en los stories de Instagram la visita que le había hecho a su chico. Resulta que Manuel trabaja en una tienda, más concretamente, en una cadena especializada en ropa masculina, que tiene su origen en Italia. Así nos hemos enterado que el yerno de Antonio David, al igual que su mujer Olga, también está metido en el negocio de la moda. La pareja del exguardia civil tiene una tienda en Málaga, y Manuel trabaja como dependiente en otro establecimiento. Está claro que si alguien va mal vestido en esa familia es porque quiere.

“Mi chico Morato”, escribió Ro. La veinteañera subió una foto de ella junto a su novio, del que pudimos adivinar el uniforme que tiene que llevar en la tienda, y donde se lee el nombre de esta. Seguro que las horas poniendo en orden el establecimiento y atendiendo a clientes fueron mucho más dulces tras la visita de Flores, que llenó de alegría la jornada laboral de Manuel.