El sábado pasado, el teatro Príncipe Pío volvía a abrir sus puertas para disfrute de los fans de Rocío Jurado. Una tarde más, se representaba el musical que interpreta Anabel Dueñas, y que Rocío Carrasco supervisa con mano de hierro. Entre los asistentes, un rostro conocido por la hija de la artista. Alguien de la familia Ortega Cano…

Artículo relacionado

Conchi Ortega Cano, hermana del extorero, llegaba al teatro con ganas de disfrutar del espectáculo. La mayor de José, no solo fue cuñada de Rocío, sino que, además, es una gran fan de su música.

En un momento en el que la relación de Carrasco con miembros de la familia del viudo de su madre brilla por su ausencia (así como con la mayoría de los Mohedano), esta visita adquiere especial relevancia. La presencia de las cámaras pilló a Conchi totalmente de improviso, “¿le has comentado a tu hermano que venías?”, quisieron saber los reporteros, ella se limitó a un “y vosotros aquí...”, como dando a entender que José se iba a enterar por la prensa que había asistido.

Rocío Carrasco encuentra un inesperado apoyo en la familia Ortega Cano

La que fuera cuñada de la chipionera salió encantada del espectáculo; sin duda, los temas presentados sobre el escenario le habían removido por dentro. Aclaró que por supuesto que había visto a Rocío Carrasco y que su relación con ella es “muy buena”. También aseguró que su hermano iría más adelante, “ahora está atareado con la finca”. El exdiestro ahora tiene un negocio en el que ofrece residencia y adiestramiento canino.

Con este gesto por parte de la familia Ortega parece que se tiende un puente para la comprensión con Rocío, quien, siempre se ha dicho, se apartó de ellos tras el fallecimiento de su madre. Parece que de todos, salvo de una…