Máxima Zorreguieta y Guillermo de Holanda han realizado su ya habitual posado de verano acompañados de sus hijas. El escenario elegido ha sido su residencia privada en Wassenaar, la villa Eikenhorst. La familia real holandesa tiene otra casa en Kranidi, en el sur Grecia, de la que disfrutan en verano. La vivienda, que adquirieron en 2012, está rodeada de polémica.

Artículo relacionado

Cuatro millones y medios de euros es lo que pagaron Máxima y Guillermo por la casa de Grecia. La vivienda, que tiene cuatro plantas, cuenta con un total de 4.000 metros cuadrados. Está ubicada en una montaña, en plena naturaleza, y sus vistas son espectaculares. A través de sus grandes ventanas se puede ver el mar Egeo.

A la villa, que cuenta con tres casas juntas, no le falta de nada. Tiene pista de tenis, piscina e incluso una sala de juegos, además de muchas habitaciones. La compra estuvo rodeada de polémica. Según informa Vanity Fair, vecinos de la zona y activistas denunciaron que estaba construida en un muelle y puerto privados.

Aunque el Gobierno griego dio su autorización para realizar las obras, las denuncias también apuntaban a que se había construido de forma ilegal una casa para los escoltas de los nuevos dueños, tal y como cuenta Vanity Fair. La vivienda de Grecia de Máxima Zorreguieta y Guillermo de Holanda perteneció anteriormente al fotógrafo de moda Manfred Rieker.