Kiko Hernández no deja de protagonizar polémicas. A su supuesto romance con el actor Fran Antón y el fin de su amistad con Marta López se ha sumado esta semana un escándalo por valor de 3.600 euros. Ha sido 'Sálvame' quien ha hecho público el testimonio de varios testigos que aseguraban que vieron al colaborador como loco en un conocido centro comercial de la Gran Vía madrileña.

Artículo recomendado

Kiko Hernández y Marta López se reencuentran en 'Sálvame' entre lágrimas, reproches y un bonito abrazo final

Kiko Hernández y Marta López se reencuentran en 'Sálvame' entre lágrimas, reproches y un bonito abrazo final

Según ha podido saber la redacción de 'Sálvame', Kiko Hernández habría pedido a Anabel Pantoja que le pusiera en contacto con la marca de ropa para conseguir prendas a cambio de colaboraciones en redes sociales. Hasta ahí todo bien sino llega a ser porque el colaborador se excedió con la adquisición de prendas. Al parecer, se llevó ropa por un valor de 3.600 euros, una locura teniendo en cuenta que lo normal entre los influencers son de 200 a 400. Además de ropa para él y toda su familia, Kiko eligió elementos de decoración para su casa. Un testigo ha hablado para el programa y asegura que le vio "fuera de sí". "Vale que sea famoso pero lo que encontramos ahí… menudo sinvergüenza ¡Qué falta de respeto!", se quejaba.

Kiko Hernández

Kiko Hernández en el plató de 'Sálvame'

Telecinco

Este popular centro comercial trabaja casi a diario con influencers y tras la visita de Kiko Hernández muchos de los dependientes aseguraban al programa que no habían vivido nada semejante. Por el momento, el colaborador mantiene silencio y no ha hecho ningún comentario al respecto.

Lo cierto es que Hernández es cada vez más activo en redes sociales donde ya suma más de 500.000 seguidores. El colaborador, de 46 años, es consciente de que como personaje público tiene un filón importante y, así, puede conseguir cosas gratuitas a cambio de publicidad.

Anabel Pantoja sale en defensa de Kiko Hernández

Aunque por el momento no quiere volver a ocupar su silla de colaboradora en 'Sálvame', Anabel Pantoja no dudó en intervenir en el programa para dar la cara por su compañero. La sobrina de Isabel Pantoja confirmó que ella misma animó a Kiko a hacer colaboraciones. Finalmente, la influencer asegura que en ningún momento se habla de cantidades de dinero con la marca por lo que cada uno es libre de adquirir lo que quiera.