El relato desgarrador de Rocío Carrasco en Rocío: contar la verdad para seguir viva está en boca de todos e inevitablemente eso señala a ciertas personas que forman o han formado parte de su vida como por ejemplo su hija, Rocío Flores. No es ningún secreto que madre e hija no guardan ningún tipo de relación pero no ha sido hasta ahora cuando salía a la luz los enfrentamientos constantes que había entre ellas hasta que la exsuperviviente abandonó la casa materna con 15 años.

Artículo relacionado

De todo esto hemos hablado en exclusiva con Pedro García Aguado, experto en trastornos de conducta y popular por su papel en el programa 'Hermano mayor'. "No se puede juzgar a Rocío Flores por lo que hizo con 15 años", manifiesta el exdeportista posicionándose del lado de los más pequeños.

Pedro García Aguado señala a la pareja en cuestión como la culpable de según qué actitudes por parte de sus hijos: "Cuando una pareja se pelea, genera mucha inestabilidad e inseguridad. A algunos hijos eso les provoca depresión, otros desarrollan cierta agresividad. Eso no quiere decir que esa persona sea agresiva, sino que en un momento dado ha tenido una reacción agresiva", explicaba justificando la actitud de Rocío Flores en el pasado.

Rocío Flores

Pedro García Aguado sale en defensa de Rocío Flores

Gtres

Artículo relacionado

De hecho, puede ser tan fuerte el daño que se le produzca a los hijos que hay casos en los que se traduce en trastornos que necesitarán de ayuda terapéutica para solventarlo: "Por mucho que se trabaje con la niña, si los referentes siguen en lucha...", manifestaba a la vez que hace una petición pública: "Que dejen de señalarla y miren a los adultos. No es justificable lo que hizo, pero todo tiene un origen".

A lo largo de toda la entrevista, Pedro ha salido en defensa de Rocío Flores dejando claro que las víctimas en este tipo de situaciones siempre son los niños: "Cuando eres un niño se te enquistan los conflictos. Es lo que le debe pasar a esta niña. Debe tener un enquistamiento de rabia, de rencor, que hizo que se comportara como lo hizo. Por una acción de cuando tenías 15 años no se te puede juzgar toda la vida. Por falta de acompañamiento, de asesoramiento, se reacciona de la peor manera posible, pero eso no significa que seas mala persona".