Pocas veces hemos visto tan emocionada a Paz Padilla en ‘Sálvame’. La presentadora, que siempre hace gala de un gran sentido del humor, está muy afectada por la enfermedad de Álex Lecquio, con quien tiene una estrecha relación y guarda un enorme cariño. De hecho, la andaluza no faltó a la presentación de su ginebra el año pasado, en uno de los momentos más importantes de la carrera del hijo de Ana Obregón y Alessandro Lecquio.

Artículo relacionado

Tras escuchar las declaraciones de Ana Obregón, que está enormemente agradecida a los medios de comunicación por el trato que han dado a la enfermedad de su hijo, Paz Padilla se emocionó recordando lo “maravilloso” que es el empresario. “Yo no sé si lo he contado, pero yo conozco a Alessandro, que es un niño maravilloso”, contó.

Casi al borde de las lágrimas, la humorista gaditana aseguró que “es una pena que tenga que estar pasando todo esto”. Y, como los padres del joven y el entorno más cercano, se muestra muy positiva en la evolución de la enfermedad. “Estoy segura de que lo superará. Es un niño supermaduro”, dijo. Además aprovechó el programa para mandar un beso “y muchísima energía” a Álex Lecquio, Alessandro y Ana.

Según contó Ana Obregón en una de sus últimas apariciones públicas, su hijo "está fenomenal", pero necesita tranquilidad. "Necesita seguir un tratamiento y parte del éxito que ha tenido fuera ha sido gracias a la tranquilidad que hemos tenido, a mí seguidme todo el día pero a él dejadle”, pidió.