El martes 27, tras recoger a Daniella del colegio, Paula Echevarría y la pequeña ponían rumbo a una de las zonas preferidas de la mayor: el barrio de Salamanca. Un lugar de peregrinación para fashionistas de pro como ella, tanto por sus compras como por sus otros negocios dedicados a la moda.

Paula tenía que hacer visita al showroom de su amiga Alicia Hernández, que, además de ser directora creativa de Dolores Promesas, se encarga de la comunicación y promoción de marcas. La joven Daniella le acompañó a este ‘templo’ plagado de vestidos de ensueño que después ceden a celebridades para su paso por la alfombra roja. Precisamente, una de estas firmas fue quien vistió a Echevarría para los Fotogramas de Plata. La interprete lució un espectacular modelo de Alicia Rueda y puede que, al día siguiente, como es habitual en estos casos, tuviera que devolverlo al showroom.

Artículo relacionado

Pero aunque estuviera rodeada de algunos de los modelos más imponentes vistos en fiestas y photocalls, a la niña lo que realmente le llamó la atención fue el ‘corner’ dedicado a las Supernenas. Normal. Puede que en el futuro, teniendo en casa a una de las mujeres que más estilo imponen, Daniella también sienta atracción por looks, patrones y accesorios exclusivos. Desde luego, lo habrá mamado desde la cuna.

Pero de momento, solo tiene tiempo para una cosa: jugar. Y muy bien que hace. A sus 10 años no hay nada más importante, ni si quiera, los vestidos de princesa de mamá.