Mientras que Ana Soria y Enrique Ponce pasean su amor delante de todos, Paloma Cuevas continúa con su vida. La empresaria es una de las personas que peor lo está pasando con la repercusión que tiene la relación entre el torero y la estudiante de Derecho. Más allá de haber visto cómo su matrimonio se ha roto y cómo él rehace su vida con la joven, también le inquieta cómo le puede afectar todo esto a sus hijas. Desde que saltara la noticia, la socialité se ha centrado en las pequeñas y su mayor preocupación ha sido que continúen con su vida como hasta ahora. Algo que ella también ha intentado seguir a rajatabla.

Artículo relacionado

En estos últimos meses, Paloma Cuevas ha intentado que su vida continúe como siempre. Después de volver a Madrid junto a sus dos hijas para que estas continúen con sus estudios, la empresaria se ha dejado ver en contadas ocasiones mientras que disfrutaba de planes en la capital. En el último de ellos, se ha rodeado de personas muy queridas para ella, al acudir a la exposición del pintor, escultor y dibujante Fernando Botero, con quien mantiene una especial amistad.

Paloma Cuevas ha echado mano de su perfil de Instagram para mostrar a todos sus seguidores cómo ha sido esta nueva salida. En concreto, la empresaria ha compartido una imagen junto a Botero para felicitarlo públicamente por su última exposición. “¡Sensacional exposición la de mi queridísimo y admirado Maestro Botero! Un hombre excepcional por su talento único e inigualable, pero también por su fabulosa calidad humana. Un genio lleno de luz y de color. ¡¡Os adoro familia!!”, ha escrito.

Artículo relacionado

Con esta imagen, Paloma Cuevas vuelve a dejar claro públicamente que se mantiene totalmente ajena a todas las polémicas. La empresaria continúa con su vida alejada de los focos mientras que Ana Soria y Enrique Ponce se exponen más que nunca.