Pablo Motos lleva ya quince temporadas al frente de ‘El Hormiguero’. A lo largo de los años, el presentador ha conseguido que a su programa vayan invitados internacionales, consigue cada noche buenos datos de audiencia, cuenta con un buen elenco de colaboradores y en el plató realiza diferentes experimentos con los que deja atónitos a los espectadores. Pero, como todo en la vida, en la trayectoria de Pablo Motos en el programa de Antena 3 ha habido momentos de lo más complicados. De hecho en su día estuvo a punto de tirar la toalla con el programa. Así lo ha confesado él en una entrevista que ha concedido en el canal de Youtube ‘El sentido de la birra’.

Artículo relacionado

El instante en el que Pablo Motos pensó en cortar la emisión de ‘El Hormiguero’ fue en el comienzo de la pandemia. "Al principio, pensabas que si abrías la ventana te morías. Entonces, llegó un momento en el que pensé cortar el programa, irnos todos a casa”, ha asegurado. El programa continuó emitiéndose pero de forma diferente. Pablo Motos acudía al plató pero sus invitados entraban mediante videollamada. Además, los espectaculares experimentos y la presencia del público se suprimieron, algo que se convirtió “en algo muy raro” para él y para su equipo.

pablo motos
Gtres

Para explicar la razón por la que siguió adelante, Pablo Motos se ha remontado a una conversación que mantuvo con alguien que le dijo “la vida es igual que un niño en un tiovivo. Siempre se va a ir llorando a casa porque quiere una vuelta más, nunca es buen momento para morirse”. Así que el presentador decidió seguir adelante con el programa pese a lo complicado de la situación. Además, siente el orgullo de haber entretenido a los espectadores durante unos momentos muy complicados.

Esto no ha sido lo único sobre lo que Pablo Motos se ha confesado. El presentador también ha contado que la televisión, pese al éxito y lo que se puede ver a través de la pantalla, tiene una parte negativa. “La televisión es muy cruel, por eso la pagan bien. Te roban el alma”, ha afirmado el valenciano.