Estudió un máster en banca y hoy es director de la oficina de un importante entidad, y esto, aunque lo parezca por semejante introducción no es la revista Forbes. Lo que ha llevado a Manu Bustamante a saltar a los titulares de la prensa rosa es que es hermano de uno de los hombres del momento. David y Paula Echevarría se enfrentan una separación que ha terminado salpicando a todos los miembros de sus familias.

Artículo relacionado

Cuando todos han hecho repaso sobe cómo eran las relaciones de la expareja con los suyos, la cara y el cuerpo de Manu ha adquirido una gran relevancia. ¿Cómo había pasado inadvertido semejante Adonis? No nos lo podemos perdonar. Mientras que todas las miradas habían estado puestas en el mayor de los Mosqueteros Bustamante, el pequeño disfrutaba del anonimato. Ahora él, al igual que Igor, acumula titulares. Este, el mediano, fue noticia recientemente porque ha dejado de llevarle a su hermano la representación, puesto que este ejercía de mánager.

Manu, que tiene pareja, es toda una sensación en las redes sociales. En Instagram comparte cómo son sus entrenamientos, cómo se implica en el cuidado de su cuerpo, ese que tiene cincelado al milímetro, mientras que Twitter lo emplea para acciones solidarias, donde retuitea aquellos casos que le tocan especialmente y aquellas acciones deportivas con fin social en las que participa. Cuando empezó a usar la red de microbloging también se mojaba más en temas políticos y económicos, así podíamos leer estos tuits años atrás escritos por él: “Hemos pasado muchos años presumiendo y alabando a aquellos q tenían la "suerte" de cobrar sin hacer nada. Tenemos lo q nos merecemos” o “Viendo telediario, manifestaciones. Por q tanto miedo a la reforma laboral? Mucho tiempo sin hacer nada, bajas laborales, baja productividad”, unas opiniones que le valieron alguna que otra discusión tuitera. Ahora es más reservado y se centra en el deporte. Parece que sus músculos no le ocasionan tantos problemas…