aprendiendo a vivir de nuevo

La nueva vida de la familia de Mayte García y Santiago Cañizares

Volcados en la lucha contra el cáncer infantil y disfrutando de cada instante

1 / 11

1 / 11

mayte garcia. Aprender a disfrutar cada instante

2 / 11

santi cañizares . Santi, un campeón de cuatro años

3 / 11

santiago cañizares . Santiago con las mellizas

4 / 11

santiago cañizares. El exguardameta quiso volver pronto al trabajo

5 / 11

mayte garcia 2. Mayte, volcada con los eventos solidarios

6 / 11

mayte garcia 1. Volver a reír

7 / 11

mayte garcia 5. India y Martina, modelos

8 / 11

santiago cañizares hijas. Escapada a las islas

9 / 11

mayte garcia 3. Su último cumpleaños

10 / 11

lucas cañizares. Lucas, el mayor de la familia

17 de julio de 2018, 13:51 | Actualizado a

Mayte García se acercó el lunes 16 de julio hasta el plató de ‘Amigas y Conocidas’ para explicar cómo ha vivido la pérdida de su hijo Santi, y servir de ejemplo e inspiración para tantas y tanas familias que, a diario, se enfrentan a la enfermedad. El mensaje de la mujer de Santiago Cañizares, como el del exportero y el resto de sus hijos, es de amor, luz y vida. Hoy hemos querido saber cómo lo ha cambiado todo la ausencia de Santi y como ellos se empeñan en vivir con mayor intensidad. Se lo deben al niño.

Han sido cuatro meses de intensos cambios y tal y como la propia Mayte contó, las más afectadas por la pérdida fueron las hermanas de Santi, las más pequeñas de la casa, y que fueron sus mellizas. “Podéis llorar, cerrar vuestra mente, sentir el vacío y dar la espalda. Pero sé que vais a hacer lo que a él le gustaría, sonreír, abrir los ojos, amar y seguir”, les escribió en redes cuando el niño hacía escasas semanas les había dejado. Desde entonces, tanto Mayte como Santiago se aferran con fuerza a la vida y a cada regalo que esta les brinda. Sea lo que sea, desde unos rayos de sol, unas risas en familia o un viaje a Eurodisney. Cada instante hacen que merezca la pena ser vivido, y así lo agradecen. En esto están educando a los niños, que, poco a poco, aceptan la ‘misión’ de Santi, como a su padre le gusta llamarla, y asumen su rápida partida, aunque el vacío que dejó dolerá siempre. Aún así, Mayte le siente en cada cosa que hace, y cree que el pequeño se ha convertido en un ángel de la guarda para todos los suyos, que les cuidará toda la vida.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?