Llega ese momento tan temido en el año para algunos escolares. Y para algunas familias de estos. Pero no para Belén Esteban, pues Andreíta ha demostrado, un curso más, que es una estudiante sobresaliente, por eso su madre ha presumido en televisión de las notas que ha sacado, y, de paso, ha enviado un dardo a “la familia de Andalucía”, los Janeiro, con Jesulín a la cabeza.

Artículo relacionado

“Aunque me hija me va a regañar, quiero decir que estoy súper feliz por las notas que ‘me ha sacado’. No puedo estar más orgullosa de ella”, arrancaba en ‘Sálvame’ la Esteban, pero se negaba a aportar más detalles sobre el éxito estudiantil de la joven. “Lo digo para los de Andalucía, los que viven allí abajo, que se sientan también orgullosos”, y les enviaba un besito.

Dos semanas atrás, Belén estaba visiblemente molesta por el último encontronazo con el padre de su hija. Jesús se negaba a contribuir a pagar los estudios de Andrea en el extranjero, algo a lo que se había comprometido. De nuevo, el extorero dejaba en la estacada a su hija mayor, quien ha aprendido a vivir con la decepción constante que este le dejaba. Suerte que ahí está su madre para paliar todos estos ‘sin sabores’. Belén asumirá todos los gastos, “porque puedo, y, si no pudiera, pediría el dinero”, argumentó en su programa, uno de los días que estaba más enfadada con el asunto.

Una especie de tregua reinaba entre los Esteban y los Janeiro. A pesar del escaso contacto que tenía la abuela y el padre con la adolescente, la relación transcurría por unos cauces correctos. Pero esta 'paz armada' se vino abajo cuando el marido de María José Campanario anunció que no contribuiría con la educación en el extranjero de Andrea, pues no lo consideraba necesario, algo que su madre sí, puesto que desea apartar a la joven del foco mediático una vez cumpla 18 años para que pueda tener una vida normal, pues así lo desea su hija.