Diego Armando Maradona ha fallecido hoy a causa de un paro cardíaco. Según ha adelantado el periódico argentino ‘Clarín’, el futbolista ha sufrido un infarto mientras se encontraba en su casa.El fallecimiento del que ha sido uno de los mejores deportistas del mundo ha llegado después de que hace unos días se sometiera a una intervención en la que fue operado de un coágulo cerebral. Aunque la operación terminó con éxito y todo apuntaba a que la recuperación iba por buen camino, la salud de Diego Armando Maradona se ha resistido y el deportista ha muerto a los 60 años causando una gran conmoción en el mundo del fútbol y en especial en Argentina, su país.

Artículo relacionado

Sus éxitos en el mundo del deporte se vieron empañados en los últimos años por las polémicas que le han rodeado. Entre ellas la de sus adicciones a las drogas y el alcohol. Son varias las noticias relacionadas con este asunto que persiguieron al astro del balón durante años y en alguna ocasión incluso protagonizó algún momento de lo más tenso con un comportamiento de lo más polémico. En cuanto a su vida personal, Diego Armando Maradona tampoco estuvo exento de conflictos. Sus relaciones con las mujeres y algún encontronazo con sus hijos también formaron parte de su controvertida vida sentimental.

Diego Armando Maradona

Diego Armando Maradona en una de sus últimas apariciones.

Gtres

Pese a estos episodios tan duros, si por algo va a ser recordado Diego Armando Maradona, conocido en el mundo del deporte como 'El Pelusa', va a ser porque ha sido uno de los mejores futbolistas del mundo. Hoy son muchos los que a los pocos minutos de su fallecimiento, han recordado su trayectoria profesional y lo han considerado el mejor de todos los tiempos. Un éxito deportivo que le valió para fraguarse una gran fortuna económica que ahora se tendrá que repartir según su testamento, que probablemente no se librará de la polémica. El futbolista tenía en total once hijos, algunos reconocidos y otros no reconocidos que en más de una ocasión han reclamado su paternidad.