Su peor pesadilla convertida en realidad. Chelo García-Cortés se enfrentaba el viernes pasado a uno de los episodios más complicados que ha vivido desde su llegada a Sálvame. O al menos, a uno de los que más ha afectado a la colaboradora. Tal fue su nivel de nerviosismo que llegó a perder los estribos. Ahora, ha explicado cómo se sintió y por qué le dio tanta importancia...

Artículo relacionado

Lo que parecía un viernes normal acabó de la peor forma posible para Chelo García-Cortés. Los colaboradores se habían puesto sus mejores disfraces para recrear, de nuevo, a los personajes históricos con los que han posado para las obras pictóricas que ahora el programa pretende subastar con fines benéficos. Todo iba a las mil maravillas cuando Kiko Hernández soltó la bomba. Habían encontrado un perfil de Chelo en una conocida app para encuentros sexuales.

La colaboradora recibía la noticia fuera de plató y no sabía cómo reaccionar. El enfado era monumental y así lo recogían las cámaras de Sálvame. Ahora, ha sido la propia Chelo la que ha querido explicar por qué se puso así. “Me sentí totalmente avergonzada”, ha confesado en directo. “Voy a ir a comisaría a hacer la pertinente denuncia”. Con todo, también ha confirmado que el perfil ya está cerrado.

Como siempre, Gema López ha salido en defensa de su amiga. “Lo que pasó fue vergüenza. Se vio desbordada”. La colaboradora ha explicado que, estando Chelo fuera de plató, la situación pudo con ella. “Lo que en un plató sabemos solventar, eso sacado fuera, donde está hablando de otra cosa... Sobre todo, porque pudiese dudarse de que ella podía haber creado esa página”. La pregunta que le formuló Kiko sobre si se encontraba bien con su pareja, la descolocó tanto que no reaccionó como debía.

Chelo ha vuelto a asegurar que iba a ponerlo todo en manos de la justicia, como ya hizo el viernes delante de las cámaras, y ha pedido que no se hagan bromas sobre el tema, ya que para ella es algo muy serio.