Por fin llegó el gran día para Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam. La pareja se da hoy el 'sí, quiero', en una ceremonia civil que tiene lugar en el palacio Grimaldi del pequeño principado de Mónaco. Después, en una fecha que aún no ha sido desvelada, se celebrará la boda religiosa en el bonito pueblo de Saint Rémy, donde Carlota y sus hermanos, Andrea y Pierre, vivieron con su madre tras el fallecimiento en accidente náutico de su padre, Stefano Casiraghi, en 1990.

Artículo relacionado

A Mónaco han ido llegando algunos de los invitados al enlace, como la aristócrata y modelo Bianca Brandolini quien, parece ser, ha retomado su relación con el heredero de los Agnelli, Lapo Ellkan. En sus redes sociales ha compartido imágenes desde el avión, a punto de aterrizar en el aeropuerto de Niza, así como de su reencuentro con su amigo, el diseñador Giambattista Valli, uno de los favoritos de Carlota, que también asiste a la boda. ¿Irá Carlota de Valli o se decantará por Chanel, la otra firma de cabecera de las princesas monegascas?

Camille Gottlieb, hija menor de la princesa Estefanía y prima de Carlota, no faltará al enlace, que coincide con la fecha en la que Rainiero de Mónaco hubiera cumplido 96 años. Camille compartió con sus seguidores una entrañable imagen de ella y sus hermanos con su abuelo, quien estaría muy feliz hoy viendo a su nieta Carlota casarse con Dimitri, el padre del segundo de sus hijos, Balthazar. Carlota tiene otro hijo, Raphaël, nacido de su unión con el actor y humorista Gad Elmaleh.

Carlota y Dimitri aplazaron su boda el año pasado a consecuencia del inminente nacimiento de su hijo. Después, una crisis en su relación los matuvo distanciados hasta que, reconciliados, retomaron sus planes de boda, unos planes que culminan hoy con la ceremonia civil que traerá de nuevo el glamour a Mónaco.