por culpa de 'La Gateta'

El misterioso hilo de Twitter con el que Iker Jiménez ha desvelado a sus seguidores

El presentador de Cuarto Milenio ha relatado la historia de uno de los miembros más misteriosos de su familia

1 / 8

1 / 8

DVohcXZWsAA9wkn. "Ella es La Gateta"

2 / 8

DVoi5vnX4AAEf76. "Desde entonces son inseparables"

3 / 8

DVojjFvXcAIP9Dq. "Cerré la puerta y me aguanté las lágrimas"

4 / 8

DVolOBXWsAAJRVl. "¿Qué buscaba en mi familia?"

5 / 8

DVolz9SXcAA9fQK. "No olvida quién es"

6 / 8

DVom51rX4AAkIly. "Sigue siendo para mi un enigma"

7 / 8

DVoogy6WsAAtcSY. "Creo que cree haber tenido suerte"

Más Sobre...

Presentadores famosos Hijos de famosos Mascotas de famosos Redes sociales famosos

10 de febrero de 2018, 16:44 | Actualizado a

Iker Jiménez ha sorprendido esta madrugada a sus fans con una historia de lo más curiosa. Su familia adoptó a una gata hace más de un año y es que su hija Alma y el animal sufrieron un flechazo mutuo e inmediato que ha hecho que no se hayan separado en todo este tiempo.

Relacionado con esta noticia

El presentador de 'Cuarto Milenio' y su familia se encontraban pasando unos días de descanso en su casa del norte de España cuando un día apareció una preciosa gata en el camino de entrada. Se trataba de un animal salvaje, un gato de monte, que tenía la cola partida. Curiosamente, cuando su hija Alma se acercó a cogerla, la gata no huyó.

Durante los días siguientes, Iker intentó convencer a su hija que era un animal de campo, que tenía que volver al monte y que ellos ya tenían dos perros y no podían quedársela. La niña no parecía muy convencida y es que ya se había creado un fuerte vínculo entre ellas.

El presentador echó de la casa al animal. "Cerré la puerta y me aguanté las lágrimas y le dije a mi hija que debía marchar con los suyos...pero al abrir estaba ahí, esperándonos..." y entonces cedió a lo inevitable. 'La Gateta' se quedó en casa y ahora se ha convertido en parte indispensable de su familia.

Pero esta historia tiene para Iker un lado de lo más misterioso que todavía no alcanza a comprender: "Su cariño, su compañía, el juego con los perros, la paz que la rodea, sigue siendo para mi un enigma. Se podría decir que su influjo ha generado extrañas simbiosis en el seno de mi familia (...) Cuando la veo en el jardín, pudiendo huir valla a través con su poderoso salto, sin querer marcharse, creo que cree haber tenido suerte. Yo sé que nosotros si la hemos tenido", concluía su relato.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?