Rafa Nadal está pasando uno de los momentos más complicados de su carrera, y es que durante el último torneo Roland Garros sufrió una lesión en su muñeca izquierda. Además de tener que abandonar esta competición, tampoco ha podido participar en el torneo de Wimbledon.

Como tiene que guardar reposo, Rafa ha decido aprovechar y hacerlo de la mejor manera posible, en compañía de su novia, Xisca. Hace unos días la pareja fue vista disfrutando de una agradable jornada en alta mar a bordo de su maravilloso barco “Beethoven”.

Artículo relacionado

A pesar de que no estaban solos, pues compartieron el día con algunos familiares, derrocharon complicidad y cariño. A pesar de su lesión,

Rafa Nadal aprovechó para practicar snorkel en las tranquilas aguas de Ibiza. Le vimos lanzarse del barco con decisión y con cuidado, pues para no hacerse más daño en la muñeca utilizó una férula.

Mientras Rafa nadaba, Xisca le esperaba en la embarcación preparando la mesa para la comida. Junto a la joven estaba la madre del tenista, Ana María Perera, con quien no podía llevarse mejor y es que la joven adora a la madre de su novio y lo demostró acariciándola la espalda en varias ocasiones, mientras tomaban el sol y hablaban en la cubierta del barco.