“No puedo verla llorar porque la quiero”. Mila Ximénez descolgaba el teléfono el pasado sábado para hablar con María Patiño. La colaboradora, con el corazón roto, intentaba dar todo el ánimo posible a su amiga. “Tanto Jorge como María con más que mis amigos, son como mi familia”. Mila, que vive su propio proceso de lucha contra el cáncer, se ha convertido en el apoyo que más necesita la presentadora de ‘Socialité’. Pese a sus desencuentros, la amistad y el cariño que se profesan es más fuerte que nada.

Artículo relacionado

María Patiño vivía su noche más complicada al verse cara a cara con Jorge Javier. La presentadora se derrumbaba como nunca tras escuchar las palabras que su amigo quería dedicarle después de unas semanas algo complicada. María, que pasa por un complicado trance, recibía el cariño del presentador y se venía abajo. “Yo también me he sentido así. Yo lo he superado y tú lo vas a superar, estamos aquí para ayudarte”, le aseguraba Jorge Javier.

Acto seguido era Mila Ximénez quien entraba por teléfono para consolarla. “Deberíamos escucharnos un poco más los unos a los otros, porque ninguno nos hablamos para hacernos daño”, le aconsejaba la colaboradora. Mila y María no han vivido sus mejores semanas. Una falta de comunicación hacía que ambas se distanciasen y no dudasen en comentarlo ante sus propios compañeros. Por suerte, esta situación ha tocado ya a su fin.

María Patiño

Mila Ximénez entra por teléfono para hablar con María Patiño en 'Sábado Deluxe'

Telecinco

Un gran apoyo la una para la otra

Tanto Mila como María se encuentran en un momento difícil. Las colaboradoras pasan por sus propios procesos internos que hacen que se encuentren más sensibles y con los sentimientos a flor de piel. Es ahora justo cuando más se necesitan. La presentadora reconocía no haber estado a la altura cuando Mila más la necesitaba y entonaba su propósito de enmienda. Mila, por su parte, dejaba claro que María iba a tenerla en todo momento a su lado.

La amistad entre las colaboradoras se ha ido forjando con el tiempo. Muchas horas de plató y muchas cosas compartidas han hecho que se consideren familia. Y como familia, sufren por todo lo que les pasa. Seguro que ahora, ya con todos los desencuentros solucionados, empiezan una etapa de la que van a salir reforzadísimas.