El cantaor Miguel Poveda (43) recibió un cálido homenaje en su Badalona natal, ciudad que el pasado 23 de febrero le nombró hijo predilecto. Acompañado de su madre, Felicia León, además de otros familiares y amigos, Miguel Poveda recibió dos grandes sorpresas: la presencia de Joan Manuel Serrat y la cantaora Carmen Linares.

Tras firmar en el libro de honor del ayuntamiento, Poveda y la alcadesa de la ciudad, Dolors Sabater, caminaron por las calles más céntricas de Badalona, donde Miguel Poveda pudo sentir el cariño, el respeto y la admiración de sus paisanos. Llegados ya al Teatro Zorrilla, donde tuvo lugar el homenaje, Miguel fue recibido con un cariñosísimo aplauso. Se le entregó un diploma, así como la insignia de la ciudad y, después de los discursos de agradecimiento, Poveda no pudo menos que cantar 'Ojos verdes', la copla que inmortalizó Concha Piquer.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado