Un momento tan especial requiere mucha preparación. Pese a la irrupción de Cristina Pedroche y sus siempre polémicos vestidos, Anne Igartiburu sigue siendo la reina de la Nochevieja. La presentadora es una veterana en esto de dar paso al nuevo año y en cada ocasión quiere ofrecer su mejor versión. Esta vez, acompañada de Roberto Leal, la presentadora ha desvelado los secretos que ocultaba su vestido...

Artículo relacionado

Varios nombres propios y muchos recuerdos. Anne Igartiburu calentaba su llegada a la Puerta del Sol de Madrid para dar paso al 2019 descubriendo algunos de los mensajes secretos que guardaba el estilismo elegido para la ocasión. Como siempre, de rojo y de mano de Lorenzo Caprile, la presentadora, veteranísima en esta misión, acaparaba las miradas -con permiso, por supuesto, de Cristina Pedroche y su polémico vestido-. Un espectacular diseño que ocultaba muchas cosas.

La presentadora quería realizar cuatro importantes tributos. El primero, a todos los voluntarios que trabajan para hacerle la vida mejor a los que más lo necesitan. Un gesto que emociona a Igartiburu y al que también dedica gran parte de su tiempo. El segundo, a dos referentes muy importantes para su carrera: Ramón García y la gran Raffaella Carrà. “El estilo de hacer tele que aprendió con maestras como ella o Ramón García”, se sincera la presentadora. Tal es la importancia, que Anne llevó una estrella que la italiana le regaló al que es ahora su marido, Pablo Heras-Casado.

El tercer tributo se lo dedicó a la selección femenina de futbol. “Son las campeonas que nos han dado una gran alegría este año y portaré su medalla en la Puerta del Sol”, desvelaba. ¡Bravo! Pero no quedaba ahí la cosa. Anne también incorporaba una pulsera muy especial. “Esta pulsera pertenece a Ana Torroja y le ha acompañado en gira muchas veces en su carrera musical junto a Mecano”, explicaba. “Gracias Ana y a mi compañero Roberto Leal por hacer de mensajero”.