Solo dos días después de dar a luz a su tercer hijo, Melissa Jiménez abandonaba el Hospital Viamed Sta. Angela de la Cruz de Sevilla con el pequeño Max en brazos envuelto en una coqueta manta de color gris.Como bien anunció el orgulloso papá el pasado 26 de octubre, tanto la mamá como el recién nacido se encontraban a las mil maravillas y prueba de ello es la viva imagen de la felicidad de la periodista.

Con la llegada de Max, la pareja ha cumplido un sueño de tener un niño después de la llegada de Gala y Abril, de cuatro y un año respectivamente, para las que el pequeño se convertirá en su juguete favorito. Melissa, que ha disfrutado al máximo de su tercer embarazo, no puede estar más enamorada de su nuevo hijo, tanto así que ha publicado un tierno vídeo en su perfil de redes sociales en el que no puede dejar de mirarlo.

Artículo relacionado

Melissa y Marc Bartra

Aprovechando el buen tiempo en la capital hispalense, Melissa salía del centro médico muy recuperada con un vestido estampado de gasa y botines negros a juego. A su lado, el futbolista que no podía dejar de mirar al recién nacido para el que han elegido el nombre de Max, cuyo significado es "el más grande".