¡Menuda noche de sorpresas la de la semifinal de ‘MasterChef Celebrity 4’! Si es que lo que no consiga el programa de cocina de La 1 no lo consigue nadie. Durante estos hemos visto cómo Tamara Falcó y Los Chunguitos forjaban una bonita amistad y también hemos sigo testigos de la reconciliación entre Boris Izaguirre y su hermana Valentina.

Artículo relacionado

En el primer reto de la noche, los aspirantes dieron una segunda vida a las sobras mostrando las ventajas de la cocina de aprovechamiento. Además, en sus platos aplicaron dos técnicas de vanguardia aprendidas en estas once semanas de formación. Así suena un tanto complicado, pero para hacerlo todo más especial desde el programa han decidido que los familiares de los concursantes les echaran una mano. Trabajaron codo con codo con sus familiares y gracias a esta prueba hemos conocido a Valentina, la hermana de Boris con la que hacía más de un año que no se hablaba.

“¿Cómo estás viendo a Boris como repetidor?”, le preguntó Pepe Rodriguez a la hermana del aspirante a chef. “No sabía que había hecho una primera. Vivo en Los ángeles y hemos estado peleados un año y medio”, dijo. Y Boris apostilló: “Muy peleados. Hemos estado enfrentados. Vivimos una escena delirante en la puerta de un hotel de Los Ángeles y desde entonces no nos hemos hablado ni nos hemos visto”.

“MasterChef sirve para reconciliar”, apuntó Pepe Rodríguez. Valentina apuntó que había “ cruzado el mundo para hacer las paces” con su hermano y “ayudarle” a ganar el concurso. Aunque Boris estaba desconfiado, todo fue sobre ruedas. “Vamos a ir aprovechando a hablar del tema mientras cocinamos”, adelantó Boris.

Después, tras cocinar un pescado con brócoli y patatas, la reconciliación se hizo realidad. “Te pido perdón”, le dijo Valentina. Todo acabó bien y recordaron cómo incluso en su juventud compartieron conquista. “El chico estaba confundido”, bromeó Boris.