Marisa Martín Blázquez no está pasando por un buen momento. Desde hace varias semanas su madre se encuentra ingresada y totalmente aislada en el Hospital de la Paz de Madrid. Hace unos días, la periodista hizo un llamamiento a los sanitarios del centro para implorar que les informasen del estado de salud de su madre al no poder personarse en el centro médico por las estrictas medidas que se han llevado a cabo a consecuencia del coronavirus.

Artículo relacionado

Este sábado, Marisa aprovechó su presencia en el programa 'Viva la vida' para agradecer el gran trabajo de los médicos, enfermeras y, en especial, una auxiliar que no se separa de su madre: "Había tenido un ligero empeoramiento pero hoy hemos recibido una buena noticia. Los médicos nos han dado noticias positivas, nos han dicho que está evolucionando que cada día que pasa es una batalla ganada", afirmaba con una ligera tranquilidad a pesar de que lleva semanas sin poder verla.

"Mi hermana ha hablado con ella y me ha dicho que está más animada. Quiero agradecer a un auxiliar de enfermería porque sé que está muy pendiente de ella", apuntaba visiblemente emocionada.

Marisa Martín Blázquez

No están siendo tiempos fáciles para nadie pero mucho menos para todas esas familias que tienen a algún familiar ingresado y, por tanto, aislado como es el caso de la colaboradora de televisión. Sin embargo, para hacer más amena esta situación, Marisa está intentando mantener la calma y seguir con su rutina de trabajo en televisión. Antes de nada ha querido agradecer a esos "ángeles de la guarda" que están luchando por el bienestar de todos.

Además, aprovechó su perfil en redes sociales para enviar un mensaje de positivismo: "En tiempos del Coronavirus y confinamientos quiero dejar fuera las tristezas y por eso, suspiro para darle emociones al aire y que se convierta en viento".