Mario Casas dejaba a todos los fans de 'El Hormiguero' bastante intrigados en su última visita. El actor, de 34 años, llevaba puesta una gorra negra y se negó en rotundo a quitársela a pesar de la insistencia de Pablo Motos. Pero no solo en televisión, Mario Casas estuvo muchísimo tiempo posando en redes y eventos con todo tipo de accesorios de moda que tapaban su cabeza y él explicó que se trataba a que su imagen en su último trabajo no le favorecía para nada.

Artículo relacionado

El intérprete no quiso mostrar su imagen 'con entradas' y tardó semanas en volver a posar con la cabellera al descubierto. Pero en su visita de este martes a 'El Hormiguero 3.0' y ya con eso superado (y a punto de estrenarse la película en cuestión, 'El Practicante', que en unos días llegará a Netflix) ha hablado orgulloso de la calvicie que tuvo que lucir durante semanas. "La falta de pelo es terrible para el ego de un psicópata, que es el personaje que interpreto", le ha contado a Pablo Motos.

Mario Casas ha enseñado el trailer de la película y, al fin, hemos podido verle en la piel de este personaje tan intenso y con un rasgo característico que el actor había intentado ocultar hasta ahora.

Mario Casas con entradas

"Me hicieron entradas para la peli… Pero me hicieron un destrozo y no las voy a enseñar", dijo a Pablo Motos en su momento dejando muy claro que si lo hacía su madre le mataría. Y caso le hizo a su progenitora porque ocultó su cabeza durante bastante tiempo hasta que reapareció en Instagram con un selfie titulado: "He vuelto".

I... Back!😂

Una publicación compartida de Mario Casas (@mario_houses) el

El actor gallego está en una etapa muy tranquila y madura, feliz con Déborah François, sin parar de trabajar y con proyectos, como el de la vuelta 'Los hombres de Paco', realmente ilusionantes. En su visita a 'El Hormiguero', aún con la resaca del exitazo de Tamara Falcó en el estreno de la temporada número 15, se ha convertido en el primer invitado 'Infinity' de programa con sus ni más ni menos que 20 entrevistas, y esta última con su deseada y poblada melena que tanto ha echado de menos.