La participación de Chelo García-Cortés en 'Socialité' y la reacción (para muchos desmedida) de María Patiño ha puesto sobre la mesa la posible 'obsesión' que tiene la gallega con el trabajo. Mucho "más tranquila" y reconciliada con Jorge Javier Vázquez, la presentadora y colaboradora de 'Sálvame' ha expuesto uno de los motivos principales que le llevan a estar preocupada, sin aparente necesidad, por la pérdida de trabajo.

Artículo relacionado

Tal y como ella misma hacía público este miércoles desde el plató de 'Sálvame', todo se debe a una experiencia del pasado. María Patiño se sinceraba con sus compañeros y explicaba que años atrás, cuando era joven y se quedó embarazada, compartía piso y tuvo que mudarse para hacer frente a su nueva vida. Dadas las circunstancias tuvo que pedir ayuda a sus padres: "Le pedí dinero a mi padre y él no me lo dijo nunca pero pidió un préstamo", un duro sacrificio por parte de sus progenitores que la dejó "muy triste" cuando se enteró.

María Patiño

María Patiño en 'Sálvame'

Mediaset

Desde ese momento, María Patiño se juró no volver a pedir dinero nunca: "Me da vergüenza necesitar dinero", manifestaba con amargura a la vez que anunciaba que por ello siempre cuenta con tener el suficiente dinero para hacer frente a todos sus gastos durante un año si se quedara sin trabajo.

En su mejor momento profesional

Después de más de 20 años de trayectoria, Patiño ha llegado a un momento de éxito y estabilidad profesional. Colaboradora fija en 'Sálvame, presentadora de 'Socialité' y sustituta de Jorge Javier Vázquez en el 'Deluxe', es una de las caras más conocidas del universo Mediaset. A pesar de esta buena racha laboral, la presentadora sigue alerta a los cambios, de ahí que le molestase tanto que su compañera Chelo-García Cortés aceptara sin pensar presentar 'Socialité' y con ello, dejar a su amiga en casa.