Bueno, bueno, bueno... Lo impactada que se ha quedado María Patiño con la última imagen que ha compartido Kiko Matamoros en sus redes sociales, tras el último retoque estético que se ha realizado en el rostro. Kiko Matamoros, como se sabe, es un coqueto empedernido y su relación con Marta López Álamo le hace querer estar cada día más joven físicamente. Y si para ello ha de pasar por el quirófano, no hay problemas.

Artículo relacionado

Marta López Álamo es, además, la mejor enfermera que Kiko podría tener. Así lo afirmó el colaborador de 'Sálvame' cuando tuvo que ser operado de un tumor en la vejiga. A su lado, Marta fue un pilar fundamental para su recuperación. Y así ha sido también ahora. "En las mejores manos", ha escrito Kiko junto a la primera foto que ha publicado tras salir de la clínica en la que ha sido operado.

Claro que María Patiño no podía quitar los ojos de otro pequeño (o grande) detalle que aparecía en primer plano en la imagen de Kiko, tumbado cómodamente en el sofá de su nuevo domicilio. “Me estoy fijando en otra cosa (risas). No puede ser… ¡Madre mía! Pues sí, está un poco inflamado, ¿ no? Tiene ahí como una arruga. Está muy bien cuidado”, comentó María en 'Socialité', sin dejar de reír, algo azorada. ¿Y en qué se estaba fijando María? Pues sí, en la abultada entrepierna de Kiko Matamoros.

Kiko Matamoros reaparece
INSTAGRAM @kikomatamoros

Quizá María Patiño no haya reparado en que Kiko Matamoros es un hombretón que mide casi 2 metros y todo, absolutamente todo, tiene un tamaño proporcional a ese cuerpo tan enorme (atención a las manos que tiene).

Lo que sí es cierto es que Kiko presenta un aspecto estupendo, tras pasar por un número ya incontable de veces por el quirófano. Y Marta, como siempre, a su lado.