Aunque para ella fue un disgusto someterse a una segunda cesárea para dar a luz a su segunda hija: "Me apetecía vivir ese otro tipo de parto…", María Castro ha gozado de una recuperación fugaz y es que ya ha sido capaz de tirarse al suelo para jugar con su hija Maia. Aún con el recuerdo de que en su barriguita hubo vida hasta hace apenas dos semanas, la actriz ha querido compartir con todos sus seguidores el estado REAL de su figura.

Artículo relacionado

"Hace 14 días, a estas horas, mi cuerpo estaba a punto de explotar... y mi corazón también, pero de amor", así empieza una emotiva carta en la que ha querido hacer pública la realidad de su postparto. En la instantánea, luce su incipiente barriguita con unos calzoncillos de su marido "porque la cicatriz de la cesárea no me deja aún ponerme otra cosa".

La actriz, de 38 años, explica que no es fácil esa vuelta a la normalidad: "No os voy a engañar... uno de los primeros pensamientos fue: “tranquilo cuerpo, en nada te recuperas y vuelves a ser el de antes”... pero tampoco os engaño si os digo que me sentí absurda". Ha sido esta reflexión la que le ha empujado a enviar un mensaje de ánimo y orgullo a todas las mamás del mundo: "No tenemos nada de que recuperarnos!! Esta es nuestra nueva realidad... y es el resultado del acto más mágico de amor! Cada una de las señales: estrías, cicatrices, tripas, barrigas al más puro slime... hayan venido para quedarse o no, están ahí para recordarnos lo jabatas que hemos sido".

María Castro
Instagram @maria_castro_jato

Ahora que además de mujer es mamá de dos niñas, María no se cambiaría por nadie: "Os aseguro que las mujeres en las que nos hemos convertido.... las del ahora... nada tienen que envidiar a las del antes!", sentenciaba.