Lydia Lozano ha entrado en 'La casa de los secretos' y la ha liado mucho. Bastante. La colaboradora de 'Sálvame' ha entrado en el reality pero no para quedarse, eso sí en pocos minutos se ha hecho notar. Y mucho. Lydia era la encargada del hacer el asalto que el programa lleva anunciando unos días y no ha estado sola, ha estado acompañada de un grupo de chicos, los black chumineros, y han arrasado con toda la cocina.

Artículo recomendado

'Secret Story': Toñi Moreno abronca a Jonathan, hermano de Cora, tras saltarse las normas (dos veces) en el plató

'Secret Story': Toñi Moreno abronca a Jonathan, hermano de Cora, tras saltarse las normas (dos veces) en el plató

Lydia Lozano ha decidido llevarse todos los objetos imprescindibles de la cocina: sartenes, sillas, platos... "Lydia no hagas lo que no te gustaría que te hicieran, les estás dejando sin nada", le ha dicho Jorge Javier Vázquez durante la emisión de 'Sálvame'. Pero la colaboradora no se ha achantado. "Venga chicos, taburetes, las sillas, sí, sí para que coman en el suelo. Las sartenes, los cubiertos, todo, todo, que se queden sin nada", ha dicho desatada.

Lydia Lozano

Lydia Lozano entra en la casa de 'Secret Story'.

Telecinco

Lydia Lozano y su equipo, eso sí, no han robado nada de comida con lo que podrán comer pero sin poder sentarse y con las manos. "La comida de momento no se la voy a quitar porque la comida la lleva Virginia y es una tía que se enrolla. Se van a quedar sin vasos porque yo soy muy escrupulosa y quiero ver como beben", ha dicho Lydia muy orgullosa de su robo con el que se ha ganado más de un 'enemigo'.

El robo no llega en el mejor momento para los concursantes de 'Secret Story' entre los que la tensión ha estallado tras dos semanas de convivencia. Lydia Lozano no solo ha entrado en 'La casa de los secretos' para liarla parda, este miércoles volverá a Guadalix pero con mejores noticias: será la encargada de llevar la inmunidad escondiendo un lingote que uno de los concursantes tendrá que encontrar para librarse de las nominaciones. Un poco de luz tras tanto disgusto.