Tal y como ha dicho María Patiño en 'Sálvame', tanto el entorno de María José Campanario, como ella misma y el resto de personas preocupadas por la evolución de su estado de salud, vamos a tener que acostumbrarnos a las entradas y salidas de la odontóloga del la Clínica El Seranil, pues van a ser muy habituales. El magacín de Telecinco ha seguido interpelando a testigos dentro del ambiente en el que vive actualmente María José. El último testimonio ha sido el de un paciente de la clínica con quien la mujer de Jesulín de Ubrique se habría confesado.

Artículo relacionado

Este testimonio ha afirmado que a la odontóloga le quedaría un largo camino por recorrer hasta conseguir el "alta médica". Y apunta a que no lo conseguiría hasta marzo del año que viene. Al parecer, María José estaría recibiendo tratamiento en contra de su voluntad, pues habría verbalizado con contundencia que "no quiere estar allí", pero vive esta situación con resignación, porque sabe que es la forma más clara de volver a recobrar la salud. La odontóloga estaría enfadada y las razones de este estado de ánimo, según este testigo, es que siente que "están jugando" con ella. "Están jugando con mi vida, cada uno cuenta lo que quiere, periodistas amigos míos", habría dicho la mujer del torero. La solución que encuentra para mantenerse serena es justamente "estar aquí, aunque no me gusta volver, mantenerme al margen, seguir las pautas y el tratamiento".

"Ella entró muy mal, como entramos todos", ha narrado la voz al otro lado del teléfono.

Hace unos días, Jesulín y su mujer volvían a disfrutar de un descanso veraniego a orillas del mar como el que tuvieron el fin de semana de semana de su aniversario de bodas. Con ellos, también estuvo Diego Campanario, que hace unos días conmovía a todo el mundo compartiendo una sensible "declaración de amor" para su hermana y que dejaba ver la enorme preocupación con la que está viviendo la familia toda esta situación.

La periodista Carmen Pardo también habría tenido una conversación telefónica con la mujer del diestro y le habría asegurado que se ha cambiado de nuevo el color del pelo.

Según José Antonio León, que se encontraba este jueves por la tarde en la residencia de Jesulín y María José de Arcos de la Frontera (Cádiz), los padre de ella, Pepe y Remedios, han vuelto hasta allí después de varias semanas. Los padres de la odontóloga se encuentran durante su ingreso yendo y viniendo desde Oropesa del Mar (Castellón).