Terelu Campos ha querido zanjar las especulaciones alrededor de la salud de su madre. El pasado 16 de mayo, María Teresa Campos sufría una isquemia cerebral de la que se está recuperando en la Fundación Jiménez Díaz. La presentadora evoluciona favorablemente, pero todo va a ir más lento de lo que le gustaría. Por suerte, como explicaba la colaboradora en 'Sálvame', "el ictus no le ha afectado al habla ni a la movilidad, simplemente le ha afectado a la visión".

Artículo relacionado

¿Qué secuelas visuales padece María Teresa Campos? El día después del susto que sufrió la presentadora de Telecinco ya lo avanzó Kiko Hernández, pero Terelu ha querido explicarlo de la forma más comprensible posible. "Ella si se tapa un ojo, ve. Si se tapa el otro, también ve. Es en la visión compartida que pierde la focalidad y te ve doble, triple...", contaba a sus compañeros. Una situación realmente incómoda, pues "no puedes caminar con eso así", ha explicado su hija. A María Teresa no le cabe otra que ponerse a trabajar ya para "recuperar la movilidad del ojo" y ha empezado ya a hacer ejercicios. Además, sus hijas están volcadas en su mejoría y van alternando el cubrimiento de los ojos.

Según confirmaba por la mañana Carmen Borrego, su madre no se va a someter a ninguna prueba más y se habría anulado la resonancia. El alta de la presentadora dependerá de su evolución estos próximos días.

Con mucho respecto, Terelu ha pedido en nombre de las dos que no desborden a visitas a su madre. "Ella necesita tranquilidad, pero si sabe que hay alguien que ha venido a verla, le da apuro que no pase a la habitación. A ella le da mucha felicidad, pero la calma es fundamental.". Sin embargo, el médico les ha pedido que sean estrictas con el régimen de visitas de su madre y lo primero que hizo fue "poner un cartel que dice: "Prohibida las visitas por orden facultativo". "Aunque esté a veces agotada, porque los hospitales cansan mucho, no nos importa estar contestando mensajes con nuestro móviles", ha concluido.