Todavía seguimos en estado de shock tras lo ocurrido este fin de semana en Pulse, una conocida discoteca gay de Orlando. Omar Mateen, un hombre de 29 años de edad nacido en Estados Unidos pero de origen afgano, irrumpió con un rifle de asalto y disparó contra todo (y todos) los que se le pusieron por delante, acabando con la vida de 50 personas y dejando heridas a otras 53. Lo que al principio se identificó como un acto de absoluta homofobia, empieza a adquirir tintes terroristas, pues según se ha sabido, Omar habría jurado lealtad al Estado Islámico.

El acto de desprecio por la vida ajena de Mateen tiene consternada a toda la población, que se ha volcado a través de las redes sociales con mensajes de apoyo y que condenan la homofobia. Entre los mensajes, encontramos numerosos gestos que proceden de nuestros famosos, que se han sumado, de esta manera, al dolor de las víctimas, denunciando lo ocurrido y recordando que el amor es lo que debe prevalecer. Animan a olvidarse de las etiquetas que señalan nuestras diferencias, y a centrarnos en los que de verdad nos acerca.

Algunos, como María Esteve se acercaron hasta la Plaza Pedro Zerolo, en pleno barrio de Chueca, para encender unas velas que simbolizaban todas las vidas que se han perdido a manos de este fanático, que tenía un pasado violento, ya que fue denunciado por su exmujer por maltrato.

Como bien dice nuestro bloguero Jorge Javier Vázquez, el odio mata. Y lo hace más que cualquier arma.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado