Nueva edición de la Gala del Met. En esta ocasión, los gadgets, la nueva tecnología y el futuro de la industria se han dado cita a los pies de una de las escalinatas más famosas de la ciudad de Nueva York. Humanos que toman prestados elementos de las máquinas y que se dan cuenta que sin estas nuestra vida sería muy diferente.

Artículo relacionado

Pero, ¿cómo se integra en un vestido piezas de tecnología? En esta gala hemos visto opciones para todos los gustos. Puedes añadir unas luces LED como hizo Zac Posen con el modelo que llevó Claire Danes, que era como tener delante a una princesa de cuento, de estas que cuando en el baile se ponen a danzar, los destellos de su vestido ciegan a todos. Pues igual.

También puedes convertirte en un robot, una de la opción más repetida, bien con cuerpos enteros de metal, bien solamente con pequeños detalles, como corpiños, mangas que hacen que te veas como C3PO, o tocados sacados de la Guerra de las Galaxias.

¿Más opciones? La de pensar en el futuro de la moda que pasa, de manera irremediablemente, en buscar alternativas sostenibles. Materiales ecológicos, otros que proceden del reciclaje… lo vimos en los vestidos de Calvin Klein, que aportaban algo de conciencia social a la alfombra roja. Para que luego se diga que estos eventos solo son reuniones petulantes de gente vanidosa a los que no les importa nada más que su propio ombligo. La superficialidad cada vez tiene menos cabida en estos eventos, gracias a iniciativas como esta que pretende hacer de las alfombras rojas lugares ‘verdes’. Y eso, de verdad, es el futuro de la moda. Aunque los robots humanos tengan una gracia innegable.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado