Laura Ponteno está atravesando por su mejor momento de salud. Hace apenas un mes, la modelo era operada de urgencia después de sufrir la perforación de la córnea de uno de sus ojos, un daño que le ha provocado la pérdida completa de la visión. A la espera de un transplante, la que fuera mujer de Beltrán Gómez Acebo, se muestra optimista ante la adversidad: "Estoy fenomenal. No es ninguna broma no ver de un ojo, pero bueno, dentro de lo que cabe hay cosas mucho peores", ha confesado ella misma en declaraciones exclusivas a El Español.

Artículo recomendado

El enorme sacrificio de Gema, hija de Ana María Aldón, para cumplir su mayor sueño profesional

El enorme sacrificio de Gema, hija de Ana María Aldón, para cumplir su mayor sueño profesional

En estos momentos, la modelo, de 48 años, está volcada en su recuperación y se ha visto obligada a bajar su ritmo de vida. El equipo médico confía en que todo salga bien y pueda recuperar su visión por completo: "Primero hubo una operación para salvar el agujero que se me hizo en la córnea, luego el trasplante, que es lo que estoy esperando. Y si todo va bien, que ojalá, recuperaré la visión. Los médicos me han dicho que en cuatro o seis meses", declaraba a la publicación anteriormente citada.

Lo que queda evidente a través de sus palabras es que no le da ningún tipo de importancia a la parte estética: "No me importa nada. Mis hijos dicen que parezco un cyborg (criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos) y que estoy muy guapa. A mí me da igual tener un ojo blanquito y cosidito", aseguraba con cierto toque de humor. Eso sí, las circunstancias le han obligado a alterar por completo sus planes de verano ya que hay muchas cosas que no puede hacer: "Van a ser unas vacaciones muy tranquilas. Los viajes que tenía programados los he cancelado porque los destinos no eran recomendables. Un verano familiar y tranquilidad", concluía.