Después de dos meses confinada y sin haber pisado el plató de 'Sálvame', Laura Fa regresaba ayer a su puesto de trabajo. Tras la desescalada de Gema López o Mila Ximénez, le tocó el turno a la periodista que no dudó en confesar que había sido un trance duro y bastante largo. “Lo que más me ha costado es hacer de madre, de cocinar y todo lo que conlleva estar en casa”, explicaba no sin sentido del humor. Y claro, con tantas semanas de encierro a sus espaldas, le faltó el tiempo para dejar salir a su lado más sexy en cuanto llegó a su hotel...

Artículo relacionado

“No he tenido nada de miedo”, explicaba Laura Fa en su primera tarde en 'Sálvame'. La colaboradora cogía un tren desde Barcelona para volver a pisar el plató de su programa tras dos meses de confinamiento. “Se hace duro con la pareja. He discutido todos los días sin parar”, bromeaba la colaboradora. Estar en casa con los niños y controlándolo todo no ha sido fácil. Sobre todo para alguien que está acostumbrada a un ritmo de vida intenso y sin un minuto libre.

Laura Fa

La colaboradora, como muchos de sus compañeros que se trasladan desde puntos fuera de Madrid, pasaba su primera noche fuera de casa después del programa. ¡Por fin! Y lo primero que se le ocurría hacer era tirar de sexappeal y presumir del cuerpazo que ha cultivado en estos meses con tanto entrenamiento en casa. “Madrid me pone”, escribe junto a una sugerente fotografía en sujetador subida a la cama. Y los piropos no tardaron nada en aparecer. “Quilla! Está to buena!”, le comentaba Paz Padilla a los pocos minutos.

No ha parado quieta

Durante el confinamiento, la colaboradora, pese a no poder acudir a sus puestos de trabajo con normalidad, tampoco ha estado quieta. Además de conducir cada miércoles el podcast de 'Lecturas' junta a Lorena Vázquez, también ha sido una presencia habitual en los directos del cantante Antonio Orozco. Y como no, las videollamadas con 'Sálvame' para debatir sobre todos los temas del momento tampoco han faltado cada semana.