Desde que se convirtiese en mamá con apenas 23 años, la vida de Laura Escanes ha dado un cambio radical. Su vida ha pasado de salidas a eventos, planes con amigas y citas románticas... a centrarse en el cuidado de la pequeña Roma. Ha sido su manera de criar a su hija lo que se ha convertido en un continuo enfrentamiento con algunos de sus seguidores.

Hace unos días, la joven compartía en su perfil de Instagram su vuelta al gimnasio. Con ganas de recuperar su figura, Laura publicaba alguno de los ejercicios de la rutina deportiva que está llevando a cabo. Fue una de esas instantáneas las que llevó a uno de sus seguidores a hacerle una pregunta algo indiscreta: "¿Estás embarazada de nuevo?", le escribía junto a un emoticono riendo, a lo que ella contestó: "No, estoy de postparto de dos meses".

Artículo relacionado

Escanes

La situación no se ha quedado ahí y la influencer se ha visto obligada a bloquear a esta persona ya que no es la primera vez que tiene que hacer frente a infinidad de críticas y todo tipo de comentarios desde que se convirtiera en mamá.

Después de unos días de desconexión digital, Laura ha regresado a las redes sociales con una ronda de preguntas para sus fans. Muchos se han interesado en cómo está llevando la maternidad y en el tipo de crianza que quiere para la pequeña. Ha sido una delicada cuestión sobre si da o no el pecho a su hija la que se ha apresurado a contestar con toda su sinceridad a pesar de las críticas que sabe que va a recibir: "No doy el pecho, lo decidí así y estoy feliz con ella".

La joven espera que como ella respeta las decisiones de todas las madres tampoco se la juzgue a ella: "Todas las decisiones son buenas porque como madres queremos lo mejor para nuestros hijos", sentenciaba.