Si el cine tiene su noche, la televisión también se merece la suya. Anoche se vivieron los premios de la Academia de la Televisión, los Iris, que tuvieron lugar en el casino de Aranjuez. Hasta allí se desplazaron algunos de los rostros más queridos de la pequeña pantalla como Pepe Rodríguez, José Sacristán, Mayra Gómez Kemp o Matías Prats.

Fue la noche de las series, de los informativos y de los programas de entretenimiento. Era, por tanto, una velada para celebrar, bien uno entregara un premio, bien lo recibiera. Los hay como Sacristán que ya no se ponen nerviosos cuando acuden a estos eventos. “No estoy nervioso. A estas alturas, si me tuviera que poner nervioso me habría dedicado a otra cosa. Agradecido sí lo estoy”. El actor, que estaba nominado por su papel en ‘Velvet’, fue uno de los competentes hablando con la prensa. Los años le han dado una humildad maravillosa y una sapiencia brutal. El de Chinchón habló de por qué no le hubiera gustado dar el salto al cine estadounidense como ha hecho su compañero de serie Miguel Ángel Silvestre. “Allí la industria es como un supermercado y el producto Sacristán no pintaba nada”. Además reconoce que su inglés no es muy bueno. Suerte que aquí no le falta el trabajo, tiene varias películas por estrenar, más un buen número de proyectos por delante. ¡Y que el ritmo no pare!

Quien tampoco para es Álvaro Cervantes, el protagonista de ‘Carlos, rey emperador’. A él el éxito no le ha traído más que cosas buenas, puesto que, reconoce, su vida privada no ha cambiado en absoluto. “Si acaso, que alguien me llama ‘majestad’”, bromea. Esta edición se encontraba en calidad de entregador de premios, pero puede que el en 2016 lo encontremos recogiendo. “Eso no se sabe. El año que viene ya se verá”.

También tuvimos tiempo para charlar con Samantha y Pepe Rodríguez, representando al equipo de ‘MasterChef’. Los dos jurados del programa culinario dejaron caer algunas pistas sobre la más que inminente boda de su compañera Eva González, que esa noche no pudo encontrarse con ellos por estar acatarrada. Samantha fue la persona escogida por la sevillana para que le acompañara a la degustación del menú y solo puede avanzar que será mejor que Pepe vaya sin comer. “No comas desde 3 días antes”, le decía a su compañero. Los dos chefs aseguraban que Eva está muy tranquila porque “lo tiene todo controlado”. Eso sí, hasta el día 6 todo será secreto.