Parte de las cenizas de Ángel Nieto ya reposan para siempre en aguas de su querida Ibiza. Sus familiares y amigos más cercanos cumplieron hoy con el ritual de esparcirlas frente al islote de Es Vedrà, al que se le atribuyen poderes mágicos y cuya legenda asegura que protege con su energía a los ibicencos.

Artículo relacionado

Fonsi Nieto recogió en su Instagram Stories el trayecto hasta ese lugar. El yate '12+1', en el que se desplazó junto a sus primos Gelete y Pablo, hijos del fallecido piloto, estuvo escoltado por otros muchos barcos que quisieron, ahora sí, despedirse por última vez del campeón. El rugido de las motos dio paso al de los motores náuticos porque Ángel era también un apasionado del mar.

A través de las redes sociales se había comunicado que todo aquel que quisiera compartir este momento tan emotivo para la familia y amigos, que podía hacerlo y así "sembrar de flores el mar" que Ángel Nieto tanto amó. La convocatoria reunió a las 14 horas del domingo a un nutrido grupo de embarcaciones en la bocana del puerto de Ibiza, desde donde partió la comitiva encabezada por el '12+1', el yate propiedad de Ángel Nieto, en el que embarcaron su viuda, sus tres hijos, su sobrino y sus respectivas parejas.