"Bochornoso", "Lamentable", "Desastroso"... son solo algunos de los adjetivos con los que los oyentes del programa 'La Gran Jugada' de CanalSur radio han definido el debut de Kiko Rivera como comentarista de fútbol. Acostumbrado a las críticas, en un principio el hijo de Isabel Pantoja se lo tomaba con humor: "Y si no os gusta, ya sabéis jajajajajja amapolas! Cuando tienes una oportunidad hay que aprovecharla", escribía horas antes de su estreno radiofónico.

Artículo relacionado

Pero lo que es una realidad es que el Dj no dio pie con bola, quizás por los nervios del estreno. Kiko no acertó ni siquiera con los nombres de los jugadores, detalles que provocaron fuertes críticas en redes sociales.

Después de consultarlo con la almohada, el hijo de Isabel Pantoja tomaba una drástica decisión que pasaba por renunciar de manera tajante a esta colaboración que tanta ilusión le había hecho en un principio y por la que cobraba 85 euros que no está dispuesto a aceptar: "He tomado una decisión. Mi vida es mucho más bonita que todo esto. No tengo porque aguantar esto. Renuncio a mi salario y a volver a ir a comentar un partido", escribía a través de su perfil de Twitter en el que ha dejado claro que su camino es otro: "Hay cosas que tienen su límite y créanme ayer se superó con creces... No tengo ningún tipo de necesidad. Vivo de maravilla y mi oficio es otro", sentenciaba de manera firme.

Kiko Rivera y su hija

Esta misma mañana, Kiko reaparecía públicamente con gesto serio para llevar a sus hijas al colegio y prefería no hacer referencia a lo sucedido.

Su hermana Isa Pantoja no tardaba en sacar la cara por él aprovechando su presencia en 'El Programa de AR', la joven ha reconocido que se pasaron los límites y que a su hermano le afectan especialmente las críticas "pero tiene que estar por encima de todo eso".