Desde que Kiko Rivera concedió en exclusiva su entrevista más comentada en nuestra revista, cada vez son más las cuestiones que ven la luz sobre la polémica que mantiene con su madre Isabel Pantoja. Esta noche el DJ es el gran protagonista de ‘Cantora: La herencia envenenada’, su reaparición en televisión después de las palabras que compartió con Mila Ximénez en nuestras páginas. El hijo de la cantante continuará desvelando detalles con los que explicará más razones por las que ha llegado a este punto con su madre. Algo que ha querido dejar claro Kiko en los últimas días es que no hace esto por dinero, lo hace porque hay otras cuestiones que le duelen mucho más. Entre ellas hay un detalle que su madre tuvo con él hace unos años que todavía le entristece muchísimo y no ha dudado en desvelarlo.

Artículo relacionado

En una breve intervención que ha hecho esta tarde en ‘Sálvame’, Kiko Rivera se ha remontado a las Campanadas que dio junto a Isabel Pantoja y Jorge Javier Vázquez.Mientras estaban en la Puerta del Sol su madre tuvo un gesto muy emotivo con él. Le dio un cordón de oro del Cristo de las Tres Caídas que en su día perteneció a Paquirri. Para Kiko este detalle fue muy importante ya que tal y como ha contado, no tiene nada de su padre. Pero hoy ha dejado a todos boquiabiertos al confesar que el tiempo que duró el cordón en sus manos fue el tiempo que estuvieron en pantalla. Después… ¡Su madre se lo volvió a quedar!

Kiko Rivera

Triste y decepcionado, Kiko Rivera ha contado que Isabel Pantoja “con el Cristo hizo un paripé. Me duró hasta que llegué a casa”. El DJ ha contado que cuando regresaron a Cantora su madre le dijo “a ver si se te va a perder, yo te lo guardo”. Algo que según él es “un paripé” y que su madre lo único que quería era quedar bien ante las cámaras para luego quedarse de nuevo con el regalo.