Diego Matamoros y Estela Grande protagonizaron en la última gala de 'El tiempo del descuento' un encuentro cargado de tensión después del acercamiento de la modelo a Kiko Jiménez durante el concurso y que él se despidiera de ella confesándole que la quiere.

Artículo relacionado

El hijo de Diego Matamoros se mostró muy tajante con su mujer y le dejó muy claro lo que pensaba y sentía sin perder los nervios en ningún momento, incluso sacó la cara por su padre cuando Estela habló del colaborador de 'Sálvame' y su mala relación con él. "Es mi padre y es normal que le duela", defendió Diego. Una actitud que a Kiko Matamoros le ha gustado y conmovido.

"Es la vez que mejor lo he visto en un plató, muy coherente", ha confesado Kiko Matamoros esta tarde en Sálvame, aún con la resaca de la cuarta gala de El tiempo del descuento y muy orgulloso de la actitud de su hijo ante una situación tan complicada. Kiko Matamoros ha celebrado "la serenidad, tranquilidad e ironía" de Diego, y también su sentido del humor: "él tiene sentido del humor aunque no siempre lo veamos, estuvo muy bien desde el punto de vista televisivo".

Kiko Matamoros

Kiko Matamoros nunca ha ocultado la poca empatía que siente por su nuera y es que siempre ha defendido no entender la "frialdad" con la que actuó a la vez que tiene muy claro que le encanta ser "protagonista" de la historia. Durante 'El tiempo del descuento', el colaborador de 'Sálvame' ha reafirmado sus percepciones y sigue defendiendo que su hijo debería tomar una decisión con respecto a su matrimonio.

"Me ha puesto fina y creo que se ha pasado tres pueblos. No por mí sino por su hijo", dijo la modelo dentro de la casa, palabras que Diego le ha reprochado en cierto modo: "Mi padre puede tener su opinión, soy su hijo".