Ha vuelto a 'Sálvame' asegurando que ha vivido "las mejores vacaciones" de su vida junto a su pareja, Marta López Álamo, pero el durísimo tono que lleva usando Kiko Matamoros desde que se ha incorporado de su descanso estival dicen lo contrario. Quizás por eso, porque ha tenido tiempo para meditarlo todo bien, el colaborador televisivo no solo lanza sin miedo un órdago a su programa, sino que ha llegado poniendo los puntos sobre las íes. Después de mostrar su disconformidad sobre situaciones que se han producido en su ausencia, y de asegurar que no tendría inconveniente en dejar 'Sálvame', ahora ha hablado claro de la guerra judicial que mantiene con Makoke. El tema ha derivado en cómo este enfrentamiento ha afectado a su relación con su hija, Anita Matamoros, y sus palabras han sido como una apisonadora: "Yo es que hace tiempo que no reconozco a mi hija".

Artículo relacionado

Cada vez que a Kiko Matamoros le preguntan por su hija Anita, la distancia entre ellos se hace más y más grande hasta el punto que para el tertuliano la situación se antoja insalvable. "Un acercamiento sería un desastre", declaraba sobre su relación antes de irse de vacaciones. En la misma línea, se ha manifestado también este martes, señalando abiertamente a Makoke y a la denuncia por presuntas amenazas, vejaciones y violación de la intimidad, de la que Lecturas informó en exclusiva en marzo de este año.

Artículo relacionado

Kiko Matamoros ha actualizado en qué punto se encuentra su guerra judicial: "Mi abogado le pregunta a Javier Tudela si es verdad que ha presenciado las amenazas a Makoke por mi parte. El dice que sí y mi abogado insiste en que concrete las circunstancias y el contexto. Javier dice que lo ignora y el abogado dice: "¿cómo que lo ignora? ¿No lo habías visto?". Y dice: "No, me lo ha contado mi madre". Está todo grabado en sala y pendiente de resolución". Enfadado, espera el día que haya el fallo judicial para que se pueda emitir todo.

Dolido, manifiesta: "Esta es la solidez y la sordidez que hay detrás de esta historia en la que participan tres individuos. Es tremendamente doloroso que se te haga una denuncia gravísima y el testigo no pueda sostener la denuncia. Está construida por un especialista que sabe qué decir para causar el mayor daño posible. Está todo hecho con un interés nocivo y dañino". Y advierte, "no voy a tomar acciones legales, voy a tomar acciones públicas. Quiero quitarles la careta".

Toda esta situación, para Matamoros, ha agravado y puesto aún más palos en las ruedas a una posible reconciliación con su hija Anita. "No puede creer la versión de su madre, no he puesto cámaras en ningún lado, no he hecho grabaciones", pero la actitud de la joven le hace dudar y sentencia: "Yo es que hace tiempo que no reconozco a mi hija. No sé por dónde va ni lo que hace con su madre ni con quién va ni quién es su novio". Antes de que Paz Padilla pase a otro tema, subraya: "A mí lo que me duele es mi pareja, que tenga que estar soportando todo esto..."