Mucho se ha hablado en las últimas semanas del preocupante estado de salud de Julio Iglesias. Cansado de los rumores, ha sido el protagonista quien ha salido al paso para negar con rotundidad que su salubridad se haya visto resentida en los últimos meses. El artista ha elegido su perfil de Instagram para acallar todos los rumores y lo ha hecho recordando el accidente de tráfico que con solo 19 años truncó su sueño de ser futbolista, un dolor físico que le ha perseguido toda la vida y se está viendo acentuado en los últimos tiempos.

"Peñíscola 1965. Los bastones que me servían para andar los tenía guardados detrás del muro. Tenía 19 años cuando un día cualquiera me encontré en un hospital casi sin vida y con muy pocas esperanzas de poderme recuperar", así empieza una carta en la que Julio Iglesias abre su corazón.

Artículo relacionado

El cantante relata como durante dos años tuvo que moverse acompañado de bastones, un proceso de recuperación en el que nadaba 6 o 7 horas diarias en el que su único refugio fue la música. Tras narrar una de las experiencias más duras de su vida, Julio ha contado cuál es su verdadero estado de salud: "Por supuesto que me duele la espalda como siempre me ha dolido, por supuesto que tengo menos fuerzas que tenia antes. Lógico voy a cumplir 78 años y ni siquiera a un grandísimo deportista se le puede pedir que a los 78 años pueda hacer deporte de la misma manera que lo hacía a los 20".

Julio Iglesias ha aprovechado esta publicación para zanjar cualquier tipo de polémica: "A veces oigo que dicen y cuentan que si estoy mal, muchas cosas absolutamente inciertas. Estoy como tengo que estar a la edad que tengo y si tengo que contar la historia de mi vida nadie la va a contar más ciertamente y mejor que yo, por cierto... “la contaré”. El artista se despedía agradeciendo todo el cariño a esas personas que a pesar de todo "creen en mí".