A regañadientes, a pesar de exhibir una amplia sonrisa frente al disfraz de 'Spider-man' que le ha mantenido alejado de 'Sálvame' tres semanas. José Antonio Canales Rivera ha vuelto al programa de Telecinco a dar la cara ante el revuelo que se ha generado por su fulminante despido. Esta semana ha salido a la luz que el extorero dejaba de colaborar en 'Sálvame' por el motivo más surrealista: su negativa a ponerse un disfraz del superhéroe Marvel. Canales Rivera entendía que se trataba de un guiño jocoso a una infidelidad y que humillaba a su actual pareja.

Artículo relacionado

Tres semanas después se ha enfrentado al disfraz de la polémica y a un posible castigo. Y es que Kiko Hernández se lo ha dejado muy claro: o se enfunda el traje o "hay consecuencias". Canales Rivera, sin miedo, ha recogido el guante: "Asumo las consecuencias".

El colaborador de 'Sálvame' se encontraba entre la espada y la pared hace tres semanas cuando la dirección del programa le planteaba una situación comprometida. Al considerar que ponía en una decisión delicada su actual relación sentimental, optaba por irse a casa sin negociación posible. Canales Rivera ha vuelto este jueves para intentar relajar tensiones, pero sin ceder en las peticiones de sus jefes.

Artículo relacionado

"Siento el malentendido, y yo en ningún momento me comprometo a vestirme de 'Spider-man', y me duele en el alma tener que dejarte tirado antes que todo esto", declaraba nada más recibir el turno de palabra. Unas disculpas a medias que no han convencido al programa. Sin embargo, Canales Rivera defiende su resistencia a esta petición: "Creo que mi palabra tiene que valer algo, mi credibilidad tiene que valer algo. Mi familia tiene algo que ver, mi pareja, que me ha estado apoyando con todo lo que ha sufrido...".

Sálvame 04
Telecinco

Kiko Hernández, que esta tarde conducía el magacín, le recordaba que todo el equipo se ha disfrazado en alguna ocasión, y el extorero se justificaba: "Me he disfrazado como personajes como Miguel Bosé cantando 'Amante bandido', que fue una 'jodienda'. No digo que no me disfrace, pero tengo una familia, le he dado mi palabra, mi novia me ha apoyado en todas mis decisiones y sé que me apoyaría también en esto, pero no puedo faltarle a ella".

Alonso Caparrós ha acudido al 'rescate', posiblemente influido por los poderes del disfraz de 'Spider-man' que él sí se ha puesto. Pero no ha convencido a Canales Rivera: "Yo me disfrazo en cualquier otro momento de cualquier otro personaje". Kiko Hernández le ha dado entonces un "periodo de reflexión de una hora" y, según lo que decida, "habrá consecuencias". "Y las asumo", ha respondido tajante.