La ausencia de Canales Rivera de 'Sálvame' no se debe a las vacaciones, no. El torero, muy presente en los últimos tiempos por todo el revuelo organizado con Isabel Pantoja y Kiko Rivera, llevaba tiempo sin acudir a su silla. ¿El motivo? Pues un despido. Sin que nadie se hubiese dado cuenta de nada, Canales desapareció y -hasta ahora- no sabíamos nada al respecto. ¿Qué hizo que el diestro tuviese que marcharse por la puerta de atrás? ¿Por qué ha visto truncada su faceta como colaborador de televisión? La razón se encuentra en un traje. Y no uno cualquiera. Un traje de Spiderman. Así arrancan las grandes novelas.

Artículo relacionado

El baile habitual de los rostros de 'Sálvame', sobre todo el fechas veraniegas, había camuflado un despido que ahora el propio programa ha querido contar. Un ausencia que llevaba semanas gestada y que los espectadores desconocían. Canales Rivera, una de las nuevas incorporaciones que más rentable había salido al formato -por todo lo relacionado tanto con sus primos Rivera como con Isabel Pantoja-, ya no tiene silla en el plató. El colaborador ha sido despedido por uno de los motivos, cuando menos, más curioso.

El último día que Rivera estaba convocado a 'Sálvame', la dirección del programa tuvo que intervenir. “Si no accedía a cumplir con su palabra, se tenía que ir a casa”, detallaba Carlota Corredera como voz de la cúpula. Pero, ¿qué le estaba pidiendo? Algo tan común en 'Sálvame' como ponerse un disfraz de Spiderman. El torero se negó y no tuvo más que recoger sus cosas y poner rumbo a su hogar. Y hasta hoy.

Spiderman Salvame

Este disfraz fue la causa del despido de Canales Rivera de 'Sálvame'

Telecinco

“No tiene ni pies ni cabeza”

“Me fui para casa. Yo me he prestado a todo en ‘Sálvame’. Sé perfectamente cómo funciona el sistema”, afirmaba el propio Canales en su 'regreso' a 'Sálvame'. “Yo en ningún momento me he negado a disfrazarme. Yo me he negado a disfrazarme de Spiderman”. El origen de este curioso disfraz debe situarse en uno de los conflictos a los que tuvo que hacer frente el torero. Una supuesta conversación telefónica con una supuesta amiga especial en la que habría afirmado que se ponía este disfraz y entraba por la ventana. No imaginaba que esto iba a costarle tan caro.

¿Es este el fin de Canales? Seguramente no. Si algo ha quedado claro es que los castigos en 'Sálvame' no son infinitos. Que sea el propio programa el que destape el despido es buena señal para el torero. Que sea trae todo de una negativa a disfrazarse, no tanto. ¿Veremos a Rivera bajando las escaleras con el dichoso traje de Spiderman? No hay duda. Los castigos son cortos pero las venganzas se sirven muy frías.