El lunes en ‘Sálvame’, después de haber vivido un fin de semana emocionalmente convulso tras su paso por el polígrafo del ‘Deluxe’, Jorge Javier Vázquez quiso hablar sin tapujos a sus compañeros y decirles qué le molestó de ellos.

El presentador, que el viernes descubrió sus mensajes más íntimos con Isabel Pantoja y contestó, por primera vez, a preguntas personales sobre su amistad, echó de menos algo más de compañerismo y de cercanía. Se quejó de que los colaboradores no lo arroparan lo suficiente, cuando él estaba desnudando un lado de su privacidad que hasta ahora no había compartido. Estaba especialmente vulnerable y no recibió ninguna clase de apoyo, “me sentía desvalido”, ha precisado.

Artículo relacionado

Para mí fue muy complicado, después de una situación que era difícil para mí, veros aquí sentados así como con cara de vaya asco de ‘Poli’”, y admite que le hubiera gustado ver por parte de Mila, Kiko o María más cariño del que recibió. También ha sentido como si, de alguna manera, decepcionara a sus compañeros, “esperabais más sangre”.

Mila, que además de compañera es amiga íntima del presentador, se sintió especialmente dolida con lo que estaba escuchando de Jorge. “¿Quién no te apoyó?”, decía sin comprender muy bien aquello que trataba de hacerle ver su íntimo. “Me sentía como desvalido y la única que me decía, ‘tranquilo’, era Lydia”. Al final, Ximénez ha comprendido aquello que le intentaba hacer ver JJ, y no ha podido evitar sentir cargo de conciencia, “me siento mal, tendría que haberlo entendido”, ha terminado confesando.

Después de esta pequeña reprimenda, los colaboradores le han dado todos esos abrazos que le debían a Vázquez desde el viernes y uno a uno han ido pasando por sus brazos para brindarle su apoyo en una situación tan personal, y que le hace sentirse tan vulnerable y expuesto.