Por primera vez y sin que sirva de precedente, Jorge Javier aceptó someterse al polígrafo de Conchita para contar la verdad y nada más que la verdad sobre su historia de amistad y desencuentro con Isabel Pantoja. Preguntas comprometidas, algunas de ellas hechas por sus propios compañeros, arrojaron algo de luz sobre la siempre enigmática personalidad de la tonadillera.

Artículo relacionado

"Ayer estaba en casa y repasé los mensajes y me quedé en shock. Hace dos años que no tengo ningún tipo de relación con ella, pero releyendo los mensajes descubrí que durante mucho tiempo nuestra relación fue de complicidad, de cariño, de buen rollo, de confidencias, de cosas que no he comentado con ninguno de vosotros. Hoy enseñaré esos mensajes para que la gente entienda porqué creo que no merezco que ella me pegue esa hostia pública desde un programa de televisión. En uno de ellos, me dice "yo contigo al fin del mundo", para que veáis", explicó Jorge Javier, quien reconoció su "rendición" ante la cantante.

Jorge Javier e Isabel se mensajeaban hasta poco antes de que ella entrara en prisión. "Ella me negaba que no iba a pactar con la fiscalía y eso que nosotros nos empeñábamos en que sí. Al final, no pactó, así que fue verdad lo que me decía".

"Nunca he dicho, en serio, que fuera amigo de ella", comentó. "Solo cené dos veces con ella, pero hablábamos más de cosas que sucedían en el programa", explicó Jorge, que reconoció que con Isabel Pantoja había sido más cariñoso que con los demás.

"No me arrepiento del alegato que hice el martes, para nada. Salí de trabajar y no pensé en cómo recuperar el favor de Isabel Pantoja. Me cogí un rebote tremendo, no me gustó que hablara con ese desprecio de manera pública. Ella siempre habla de sus hijos, de su madre... A ver, yo también tengo madre", dijo Jorge Javier. "El alegato lo escribí el martes por la mañana, me salió enseguida porque tenía muy claro lo que quería contar".