Jessica Bueno está encantada con su vuelta a España después de vivir varios años en Reino Unido. Siguiendo los pasos profesionales de su marido, el futbolista Jota Peleteiro, la modelo se instalaba en Vitoria el pasado mes de septiembre junto a sus dos hijos. Poco a poco, la sevillana va compartiendo más detalles de esta casa que le ha robado el corazón, ¡y no es para menos!

Si de algo puede presumir el País Vasco es de tener uno de los mejores paisajes naturales del país. La casa, de dos plantas, está situada en un enclave natural envidiable, unas vistas de película de las que disfrutan desde cualquier rincón del inmueble y que además de belleza y calma le ha traído algún que otro susto.

Artículo relacionado

Tal y como se puede percibir, la vivienda está construida en altura en medio de un bosque natural cuya vista se pierde en el horizonte por los enormes árboles que ocupan el espacio.

Este lunes, después de acompañar a Fran y Jota hasta el colegio, Jessica Bueno compartía con sus seguidores la sorpresa que se había encontrado a su regreso a casa: "Parece que vuelven las visitas...", escribía junto a un vídeo en el que aparecen dos pequeños ciervos campando a sus anchas por el jardín. Sí, sí...has leído bien ¡Ciervos!

Según la modelo, no es la primera vez que reciben esta visita tan sorpresiva y a la vez incómoda. Vivir en plena montaña tiene sus inconvenientes como es que los animales salvajes de la zona quieran curiosear. Al parecer, los animales huyen de la casa cuando los perros de la pareja, Brandon y Lucas, están en el jardín pero aprovechan para acercarse cuando las mascotas descansan en el interior del domicilio.

No te pierdas el vídeo porque no tiene desperdicio ¡dale al PLAY!