La polémica ha vuelto a Hora punta, el programa que cada día presenta Javier Cárdenas en Televisión Española. Esta vez ha tenido como protagonista a Miriam Fernández, una joven con parálisis cerebral que ha conseguido convertirse en campeona de natación adaptada. El presentador, muy emocionado con la historia de superación de la atleta, no pudo evitar la espontaneidad y vertió un comentario que no ha sentado nada bien a gran parte de los espectadores...

Artículo relacionado

Su historia, desde luego, es digna de mención. Miriam Fernández nación con una parálisis cerebral que le afecta a la movilidad de las piernas. La joven, ejemplo de fortaleza y superación, ha conseguido convertirse en campeona de España de natación adaptada. Toda una gesta que, encima, ha combinado con una fulgurante carrera como cantante. No en vano, se proclamó vencedora de la segunda edición de Tú sí que vales.

Ante una luchadora de esta magnitud, Javier Cárdenas no podía más que sorprenderse. El presentador de Hora punta no podía creer que hubiese conseguido todos esos logros y hablase de ellos con tantísima naturalidad. “¿Cómo me van a aceptar mis compañeros si soy la primera que no se acepta?”, reflexionaba la joven “¿Cómo se van a acercar a mí si soy la primera que no sonríe?”. Cárdenas, con cara de incredulidad, preguntaba a Fernández si eso lo había pensado ella o con la ayuda de algún psicólogo.

La atleta confesaba que, tras muchos años de haberlo pasado muy mal, había aprendido que tenía que pasar por ella. “Es que esa capacidad de reflexión... No imaginas cómo te admiro”, respondía Cárdenas antes de soltar el comentario que ha molestado a los espectadores. “¿Y tú tienes parálisis cerebral? Jo, ¡quién la quisiera!”. La invitada esbozaba una gran sonrisa y no prestaba atención a la frase que acaba de formular el presentador.

No te lo estoy diciendo por quedar bien, que habrá mucha gente que esté pensando lo mismo”, continuó Cárdenas. Por si no nos había quedado bastante claro desde el principio. Lo que el presentador entendía como un halago había sido uno de esos comentarios tan poco afortunados que suele soltar. Por suerte, tenía delante a alguien capaz de darle la vuelta incluso a momentos tan incómodos como ese. Alguien que, de verdad, dio una lección a todos con su fortaleza y su forma de vivir.